miércoles, 24 de febrero de 2016

USO PROLONGADO DEL CHUPETE

Hola!!!!

Os traigo información sobre el uso prolongado del chupete, sus consecuencias y consejos para ayudaros en su retirada.

 El chupete puede tener beneficios durante la primera etapa de desarrollo del bebé; entre ellos el de cumplir la función de calmar o tranquilizarlo mediante la satisfacción de su reflejo de succión. 

Pero es necesario estar atentos a los problemas que pueda causar su uso prolongado. Las princpales consecuencias pueden ser
  • Deformación de labios, dientes, paladar y mandíbula (no llega a juntar los dientes cuando cierra las mandíbulas).
  • Dificultades en la alimentación y deglución.
  • Mayor predisposición a contraer enfermedades bacterianas.
  • Puede contribuir a una respiración bucal.
  • Debido a las alteraciones en los dientes, labios, paladar, mandíbula y a la respiración bucal, se pueden producir dificultades en la articulación; es decir, en la correcta pronunciación de algunos sonidos.     
 Por esto es importantísimo que el chupete no se retire demasiado tarde; es decir, más allá de los dos años y medio. Es recomendable que a partir del año y medio, los bebés empiecen a usar el chupete sólo para dormir, ya que a medida que ganan autonomía e independencia, disminuye la necesidad natural de succionar
A los dos años de edad, el niño/a utiliza el chupete como un juguete para succionar. Olvidarse del chupete antes de los dos años, evitará que el niño/a recurra a los dedos como elemento de sustitución. 
La recomendación general es dejar el chupete antes de los tres años; es decir, antes de comenzar la etapa de Educación Infantil. 

Algunos consejos para la retirada del chupete:

  1. No recurráis nunca a castigos para forzarlo/a a dejar el chupete.
  2. Cambiad el chupete por vasos para sorber o vasos con pajitas.
  3. Hablad con el niño/a y recordadle que ya es mayor, que ya va a la escuela y ya no necesita el chupete.
  4. Empezad poniendo metas, como por ejemplo, que use el chupete sólo para dormir, y premiadle por conseguir esas metas.
  5. La reafirmación positiva funciona muy bien con los niños/as de más de un año. Así que elogiadlo cuando se comporte como un niño/a mayor.
  6. Vuestra gran imaginación: "el chupete se ha perdido", "se ha ido a casa de los vecinos", "se lo han llevado los Reyes Magos",...
  7. Daos tiempo: quitar el chupete requiere tiempo y paciencia. Elegid el mejor momento para él/ella, siempre en una situación tranquila y relajada que no coincida con cambios importantes en su vida o en la vida familiar. Importante que una vez empecéis el proceso, no deis media vuelta. Manteneos firmes!
  8. Si lo precisáis y ante cualquier duda en cambios en la boca de vuestro hijo/a pedid ayuda a un especialista.       

RECORDAD:   <<Mientras más precoz se elimina el hábito, 
                        menores serán los daños que este causa>> 

No hay comentarios:

Publicar un comentario