jueves, 31 de mayo de 2018

Agresividad infantil



¿Por qué ocurren esas conductas agresivas en los niños? Su aparición se debe al principio de inmadurez emocional, llevando al pequeño a tener que manifestar su incomodidad, frustración, miedo a través de conductas agresivas, pero a medida que el niño/a va creciendo debe ir aprendiendo a gestionar las emociones de una manera más adaptativa. Es decir, la educación debe lograr que al crecer dejen de manifestarse las conductas de cólera.





Resultado de imagen de NIÑOS AGRESIVOS




¿Quién no ha sido testigo del pataleo, grito, insulto o empujón de un niño/a hacia alguien o algo? Antes o después, todos tenemos experiencias más o menos cercanas de agresividad infantil, y cuanto menos es una situación que no resulta indiferente. Puede generar diferentes puntos de vista, respecto al origen y al cómo gestionar el momento, incluso si cabe la opción de recurrir a un psicólogo infantil.

¿Qué pueden hacer los padres ante la agresividad infantil?
En primer lugar, es fundamental incrementar la convivencia entre padres, madres y niños con una comunicación individualizada y cálida para que la formación de lazos afectivos se refuerce y que ello haga posible la transmisión de valores que fomenten la EMPATÍA, la GENEROSIDAD o la AUTOESTIMA, que son los grandes inhibidores de la agresividad, enseñando a la vez, que la agresión es una estrategia poco apropiada para conseguir objetivos.

Por lo general , unas pautas básicas pueden ayudar a los padres a gestionar la agresividad infantil y controlarlo en casa, como: la eliminación de elementos desencadenantes, premios, castigos, modelado, cambio de sentimientos, formación de hábitos y razonamiento.
Conviene comenzar desde el principio y en el período de 2 a 5 años, y las medidas más eficaces son:

- "Tiempo fuera" (separar al niño unos minutos de los demás).
- Hacerle reflexionar sobre o que ha hecho.
- Elogio de las conductas opuestas.
- Sanciones (consecuencias desagradables de su acción), o retirada de privilegios.
- Sobrecorrección (que el niño haga algo de modo que al tiempo de corregirle le proporciona un modo positivo de actuar).
- Ignorar lo que hace (en especial cuando el niño lo que quiere es llamar la atención).
- Extinción del comportamiento por falta de respuesta.


María Bustamante, Psicóloga especialista en Psicología Infantil y Familiar.

Artículo completo en el  siguiente enlace: CLIC -> AQUÍ

También os dejamos un vídeo de GUÍAINFANTIL sobre el tema. En él nos dan varios consejos que nos pueden ayudar ante un caso de agresividad infantil:





No hay comentarios:

Publicar un comentario